Anatomía y fisiología de la lombriz roja

GENERALIDADES

La lombriz está clasificada en el reino animal como Anélido terrestre de la Clase Oligoquetos. Vive en ambientes húmedos, rehuye la luz y se nutre de restos orgánicos vegetales y animales en descomposición, siendo un excelente recuperador.

 Hoy se conocen aproximadamente 8.000 especies de lombrices, pero solo 3.500 de ellas han sido estudiadas y clasificadas.

Aunque, en principio, puede utilizarse cualquier lombriz terrestre, el animal recomendado en el Vermicompostaje, es la lombriz roja californiana o Eisenia foetida
. Las razones en que se basa esta elección concreta de esta especie es debida a: 

• Su longevidad, vive aproximadamente 16 años. 
• Aunque es hermafrodita y no puede autofecundarse, es muy prolífica. 
• Es muy voraz, cada individuo ingiere diariamente una cantidad de materia orgánica equivalente a su propio peso (alrededor de 1 gramo en individuos adultos). 
Sus deyecciones, el vermicompost, constituyen el 60% de su ingesta diaria y un producto de elevada calidad. 


  DESCRIPCIÓN Y MEDIO DE VIDA

La lombriz roja vive normalmente en climas templados. Su temperatura corporal oscila entre los 19-20ºC. Es de color rojo oscuro, y su cuerpo está “metamerizado”, es decir, divido en anillos o metámeros, que son apreciables a simple vista. Mide entre 8-10 cm de longitud, y unos 3-5 mm de diámetro. 

En la lombriz de tierra el aparato respiratorio es muy primitivo y el intercambio de oxígeno se realiza a través de la pared del cuerpo. 

 El sistema circulatorio, nervioso y excretor está también metamerizado, es decir, repartido en los distintos anillos. Así en cada anillo se hallan 5 pares de corazones y un par de riñones.

Para comer, la lombriz chupa la comida a través de su boca, denominada probóscide. Cuando llega al estómago, unas glándulas especiales se encargan de segregar carbonato cálcico, que neutraliza los ácidos presentes en la comida ingerida.

El sistema muscular está muy desarrollado tanto en sentido longitudinal, como en sentido circular, lo que permite al animal efectuar cualquier tipo de movimiento.

La lombriz avanza arrastrándose sobre el terreno, utilizando unos anillos especiales, que son capaces de “clavarse” en el terreno. Para avanzar, la lombriz fija los anillos anteriores en el terreno, encoge el resto del cuerpo hacia la parte anterior (hacia la boca), fija entonces los anillos posteriores, libera los anillos anteriores y, empujando con la parte posterior del cuerpo la parte anterior, inicia el movimiento de avance. En esta fase es cuando abre la boca y chupa la comida, la cual después de atravesar todo el aparato digestivo, es expulsada por el ano, que se encuentra en la parte terminal de la lombriz. 

 Los rayos U.V. matan a las lombrices en pocos minutos, por esta razón, las lombrices de tierra son fotófobas. Poseen unas células especiales colocadas a lo largo de su cuerpo, que le avisan de la presencia de luz, y les permite huir en dirección contraria.

Cada lombriz está dotada de un aparato genital masculino y de un aparato genital femenino. El primero está en la parte anterior, muy cerca de la boca, y el femenino, en posición un poco más posterior.

La cópula se efectúa cada 7-10 días. En fase de acoplamiento, dos lombrices giran en sentido opuesto la una de la otra, de manera que pueden contactar el aparato genital masculino de una, con el femenino de la otra. De este modo reciben el esperma y lo retienen hasta la fecundación.

La fecundación se efectúa a través del clitelo, un anillo más ancho y de color blanquecino situado en la parte anterior de la lombriz, presente en todas las lombrices adultas. Las glándulas del clitelo producen una cápsula, llamada espermatóforo, de color amarillo verdoso y unos 3-4 mm de tamaño, con forma de pera.

Tras 14-21 días de incubación, según las condiciones ambientales, emergen de la cápsula, que ha adquirido ya un color más oscuro, entre 2 y 21 lombrices de color blanco y aproximadamente 1 mm de longitud.

Desde el mismo momento de su nacimiento, las lombrices son autosuficientes: comen solas y solo necesitan que el sustrato sea lo suficientemente húmedo y tierno para su pequeña boca.

A los 15 días, las lombrices miden ya 12-15 mm y presentan un color rosa pálido. A los 90 días la lombriz es ya de color rojo oscuro, y presenta clitelo, lo que indica que es sexualmente madura; su longitud es de unos 3 cm. A los 7 meses, tiene ya su tamaño definitivo, unos 8-10 cm, y un peso de 1 gramo, continuará así hasta su muerte, aproximadamente a los 16 años de edad.

Dependiendo de las condiciones ambientales, la alimentación y los cuidados, una pareja de lombrices puede llegar a producir hasta 3000 individuos anualmente, es decir, duplicarán su población cada 3-4 meses.


FISIOLOGÍA

Fisiológicamente, el desarrollo de las lombrices está condicionado por diversos factores físicos que son fundamentalmente, humedad, luz, acidez del medio o pH, temperatura y aireación. 

HUMEDAD Y AIREACIÓN 

La humedad y la aireación del sustrato están muy relacionadas. En un terreno empapado, las gotas de agua desplazan las burbujas de aire, y se produce falta de oxígeno y ventilación. Ambos factores influyen tanto en la ingesta de alimento como en la respiración y la reproducción.

Para la supervivencia de las lombrices, la humedad debe estar entre el 70 y 80%. 

Si el sustrato está empapado, con una humedad superior al 85 % la oxigenación es insuficiente. La falta de aireación, hace que el consumo de alimento se reduzca, y que las lombrices entren en un período de latencia, en el que por supuesto no se produce vermicompost, se detienen los apareamientos y aumenta el tiempo de maduración de las cápsulas.

Una humedad por debajo de 70 % constituye una condición desfavorable. Al estar el sustrato seco, se dificulta el deslizamiento del animal a través del medio, así como la ingestión del alimento. 

Niveles de humedad inferior al 55 % o superior al 95%, resultan mortales para las lombrices. 


TEMPERATURA 

La temperatura considerada óptima para el desarrollo de las lombrices, oscila entre 18º a 25ºC (su temperatura corporal es de 19-20ºC). Cuando la temperatura desciende por debajo de 15ºC las lombrices entran en un período de latencia, disminuyendo su actividad. Van dejando de reproducirse y crecer, y los espermatóforos no eclosionan hasta que se presentan condiciones favorables.

Temperaturas por encima de los 35º-40ºC o por debajo de los 4ºC le resultan mortales para el animal. 


LUZ 

En la naturaleza, las lombrices de tierra se desplazan por las praderas a través de los túneles que excavan, buscando las zonas húmedas. Por eso, en periodos de lluvia intensa, es frecuente encontrarlas debajo de piedras, etc...

La lombriz de tierra es fotofóbica (huye de la luz del sol), pues los rayos ultravioleta matan a los animales en pocos segundos. Posee unos sensores en la epidermis, que les ayudan a detectar la procedencia de la luz y huir de ella. 

Por otro lado, la luz directa del sol, aumenta la temperatura del medio, llegando a alcanzarse temperaturas mortales si el animal no tiene posibilidad de huir. 


pH 

La lombriz vive en sustratos con pH de 5 a 8,4. Fuera de esta escala, la lombriz entra en una etapa de latencia. Con pH ácido en el sustrato (<7) puede desarrollarse una plaga conocida en el mundo de la lombricultura como planaria.


Autor: Concha Ortigosa Rivas 
Titulación: Bióloga



 
 
Contacto Tu opinión nos interesa Aviso legal Protección de datos Diseño web