¿Conoces todo lo que te puedes ahorrar?

El compost favorece la retención de agua a disposición de las plantas. El ahorro está entre el 30% y el 70% respecto de lo que tendríamos que gastar para regar nuestras plantas.

Los desechos orgánicos se echan directamente en el compostador, incluyendo los de la cocina y los del jardín, consiguiendo un ahorro de una bolsa diaria.

Con el autocompostaje se obtiene gratuitamente un abono 100% natural, obteniendo 56kg de compost por cada 100kg de restos orgánicos compostados.

Las plantas cultivadas con compost son más sanas y padecen menos enfermedades y plagas. Con el té de compost también se previenen las plagas.

El compost substituye parcialmente el substrato en los tiestos y sirve para regenerar la “tierra vieja” de los mismos.

Al no tener que recoger, transportar ni tratar miles de toneladas de residuos, en algunos municipios se compensa con una reducción en las tasas de basuras.

stdClass Object ( [image_intro] => [float_intro] => right [image_intro_alt] => combox_galeria [image_intro_caption] => 424px [image_fulltext] => [float_fulltext] => [image_fulltext_alt] => [image_fulltext_caption] => ) aaaaaaaaaaaaaaa
stdClass Object ( [image_intro] => [float_intro] => right [image_intro_alt] => combox_galeria [image_intro_caption] => 424px [image_fulltext] => [float_fulltext] => [image_fulltext_alt] => [image_fulltext_caption] => )
{loadposition }
div>

  • Su modularidad hace posible compartimentar y separar las distintas etapas de madurez por las que transcurre el proceso de compostaje.
  • Permiten una óptima accesibilidad, tanto para depositar restos como para extraer compost parcial o totalmente por cualquier lateral.
  • Se pueden utilizar uno o más compartimentos como espacios auxiliares del compostaje, como, por ejemplo, un almacén para hojas secas o un espacio para herramientas.
  • Opcionalmente incluyen una base con sistema de drenaje que permite ubicar los compostadores sobre una zona pavimentada.
  • Su tapa dispone de dos zonas para el drenaje del agua de la lluvia, asa ergonómica y topes que bloquean el ángulo máximo de apertura. Además, queda perfectamente integrada dentro del espacio cúbico de los compostadores.
  • No son tóxicos, son hidrófugos, inalterables a los golpes y a las condiciones meteorológicas más adversas y resistentes a la degradación por parte de los organismos descomponedores.